Baby Radio, la radio para niños de verdad 

¿Estás preocupado por la música que escucha tu hijo? Yo sí, y no es para menos. Las radios están llenas de locutores “guay” que hablan con simpleza, plantean cuestiones absurdas y en muchos casos tratan temas importantes con una frivolidad pasmosa.

Es escalofriante cuando te percatas que la mayoría de emisoras son de noticias para adultos. Si sintonizas el fútbol es triste ver a locutores emplear palabrotas sin pudor para describir las grandezas de los jugadores; como si no hubieran adjetivos en español. Peor aún es peor cuando pones emisoras de música. Cuando entre canción y canción se mencionan temas importantes como el amor o las relaciones de noviazgo con frivolidad, también con palabras inadecuadas u en algunos casos groseras.

Y si entramos en la música…pues no hay que buscar mucho para encontrar canciones donde el “macho” (ibérico o caribeño) sabe lo que quiere la “hembra” porque ella no lo sabe; lo sabe él y sólo él…sí, pido disculpas; pero en estas canciones no se habla de amor, ni de chicos y chicas. Se habla de sexo, en ocasiones explícito y donde la parte masculina somete y la femenina es sumisa o es sometida.

Con este panorama, y si te interesa la educación de tu hijo o de tus hijos, tienes dos opciones: o eliges lo que escucha tu hijo o lo van a elegir por ti. Yo lo tengo claro, y por eso me puse a “peinar”el dial y encontré dos emisoras interesantes: Baby Radio y Radio Sol XXI. Hoy hablaré de Baby Radio.

Baby Radio es una radio para niños, de verdad, pensada para que la escuchen los niños. Por eso encontrarás respeto, valores, delicadeza, tranquilidad, cuentos radiados, cultura, canciones y música elegida para que los oídos de los niños la puedan escuchar.

La emisora está pensada para que puedan escuchar la desde niños de 0 a 12, 13,14…años…o más. Mon, el dragón, es el personaje principal de la radio que te contará cuentos infantiles divertidos, aventuras cargadas de ternura, valores… también puedes seguir las aventuras de Panthy, Kroki y Fly, con las que te divertirás mientras aprenden.  Y de noche…nanas.

Yo la tengo sintonizada en el coche, pero también la puedes llevar en el móvil cuando viajes pues tienen una aplicación (App). Además en su página web tienen juegos, recursos educativos y diverso material multimedia para niños y mayores.

web: www.babyradio.es

 

Día de la Madre: algunos porqués.

Generalmente nuestra cultura es de tradición cristiano romana. Qué mezcla ¿verdad?, pero es así. Gracias al afán de algunos países, fundamentalmente  España, que insistieron en ser los herederos del Imperio Romano cuando este se “desarmó”, tenemos hoy una sociedad compleja y organizada donde poco ha cambiado desde entonces en lo sustancial. Por otra parte una nueva religión, la católica, toma fuerza. Lo más asombroso es la capacidad adaptativa de esta religión en sus orígenes a las costumbres de la sociedad y costumbres ya existentes.

Es por esto que la mayoría de las fiestas que hoy celebramos, con una profunda fundamentación católica, se asientan sobre fechas o días “paganas”. La Iglesia las ha cristianizado. En otras ocasiones son fiestas claramente religiosas, que se han paganizado (si se me permite el término).
Ejemplos conocidos son el 25 de diciembre, las hogueras de San Juan, San Valentín…

El día de la madre es celebrado en muchos países en diferentes fechas. En España se celebra el primer domingo de mayo, en parte por culpa de la gran influencia americana, porque tradicionalmente en nuestro país se ha celebrado el 8 de diciembre. Y es que la Iglesia daba y sigue dando la solemnidad de esa fiesta en que de destacan las virtudes de las madres el 8 de diciembre el día de la Inmaculada Concepción.

Señalar un día en el calendario para celebrar lo que hoy llamamos “día de la madre”, se encuentran en diversas culturas. Ya en Egipto, en su época florida y piramidal (;-) se veneraba a la diosa Isis, madre de todos los faraones.  En Grecia era a Rhea, madre de Zeus, Poseidón y Hades; y los romanos, que adoptaron la religión griega cambiando algunas cosillas también celebraron algo parecido. Lo llamaron Hilaria, y se realizaban ofrendas en el templo de Cibeles.

Lo más parecido a lo que hoy celebramos lo comenzamos a encontrar en Inglaterra, en el siglo XVII, cuando los niños volvían de misa con regalos para sus madres un día al año. Sin embargo, Anna Jarvis, es considerada la autora de este día festivo, ya que después del fallecimiento de su madre realizó varias campañas para que las progenitoras tuvieran su día en el mes de mayo. En 1910 se comienza a implementar la idea de Jarvis, y al cabo de unos años la celebración se había convertido en una tradición en Estados Unidos. Muchos países comenzaron a copiar la iniciativa de los norteamericanos y es por ello que se propagó el festejo durante el mes de mayo. España, después de celebrar este día el 8 de diciembre, adopta la postura americana de celebrarlo en mayo.

                                                                                                ¡Gracias Mamá! 

(…y papá)

Mamá y yo

Una vez me robaron un libro

Hace muchos años…pero muchos muchos años, había una vez un libro que fue robado en el país menos lector del mundo…

Esto no es ficción. ¡Una vez me robaron un libro! Cuando me enteré de que España era uno de los países donde menos se leía (de Europa seguro…del mundo, no sé no sé) me cogí un enfado que me duró mucho tiempo. Con el tiempo el único consuelo fue que lo estarían leyendo. Lo recuerdo bien “1984” de George Owen (Pinchando sobre el título lo podréis leer) . Con el tiempo me hice con otro ejemplar, lo terminé y lo he releído varias veces ya.

Sirva esta pequeña historia para reivindicar la lectura, el préstamos de libros, y las bibliotecas públicas tan maravillosas que tenemos en España…y por supuesto el día del libro.

Leonard Cohen

Hay cosas que me recuerden a mis padres, a mi infancia. Esas cosas que las escuchas, las hueles, las ves y de repente te invade la nostalgia y al momento estás viajando a la niñez. No se si os ocurre a vosotros.

Eso me ocurre con Leonard Cohen. Es escuchar sus canciones y automáticamente recuerdo a mi abuela y a mi madre. No se qué tendrá este señor que me embauca. Bueno, algo sí sé, su voz, y sus canciones pausadas que con la edad supe que son poemas. Sencillamente genial. Genuinamente sencillo.

Comparto el discurso que ofreció el día que le concedieron el Premio Príncipe de Asturias. En su momento me sorprendió que no lo tuviera escrito. Hoy lo valoro aun más por lo que dijo. Sin duda mi pequeño homenaje que he tardado días en hacer, quizás porque para mí su música es muy íntima y personal.  Como dice en una de sus canciones más conocidas: “I will never forget you, you know”

Seguir leyendo