Cuando la mentira se institucionaliza


Resulta curioso el ejemplo que durante estas últimas semanas nos están brindando los políticos.

Analizando con cierta distancia lo sucedido y con la perspectiva que da el tiempo pasado desde, ya no sólo el 21 de diciembre, sino la campaña electoral y los meses previos; se puede afirmar que la mentira se ha institucionalizado.No voy a hablar de política, ni mucho menos. No voy a decir a quién votar. Como decía una amiga, <<“ca” uno es “ca” uno, con sus “caunás”>>. De lo que sí quiero hablar es de valores. Eso que con la actitud se transmite. Y ciertamente es desalentador ver cómo están sucediendo las cosas. No es tanto el qué ocurre, sino el cómo ocurre. Corremos un grave riesgo de que esos valores calen en la sociedad. Y calan, como han calado otros valores de los que no debemos sentirnos muy orgullosos.

Unos decían que seguirían haciendo lo que han hecho. Ahora, todo o casi todo es negociable. Que los que roban lo hacen de manera individual. Parece que tienen tantas manzanas podridas que ya no saben qué hacer ni por dónde les van a venir las siguientes.

Otros hablaban de casta para hablar de aquellos instalados en el poder sin mirar por los problemas de los que representan, la repudiaban, lo iban a cambiar todo porque todo está muy mal, sobre todo los valores. Lecciones de moral y ética a todas horas.

Otros iban a respetar a los partidos más votados… bueno, pues eso, “iban”. Como dice José Mota; “lo que era ya no es, que poder podría, pero no es y aún no siendo podría haber sido…pero no es”.

Y luego el paradigma del diálogo…selectivo. Por que no se puede ser el abanderado del diálogo sin querer hablar con todos…”No es no y punto”.

Un ambiente de inseguridad se está instalando en nuestra sociedad, pues donde dije digo…quise decir Diego. Sin embargo,  en sus caras no se les atisba ni una mueca, ni un tic, ni un gesto de arrepentimiento. Soportan el semblante con rigidez y grandeza. ¿Se lo creen o están teatralizando?

¿Cómo no va a tener las personas desconfianza ante los políticos y las instituciones, si se ha instalado en ellas la mentira y el marketing más deshumanizado?

¿Son estos los valores que queremos transmitir a nuestra conciudadanos? ¿o para nuestros hijos?

 

Anuncios

Puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s